Ethos
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

Familia Foscari

Ethos ::  :: Bambalinas

Ir abajo

Familia Foscari Empty Familia Foscari

Mensaje por Maladie el Vie Jun 28, 2013 3:02 pm

Historia de la familia

A diferencia del resto de familias venecianas, la familia Foscari nunca ha destacado en un ámbito concreto sino que su peculiaridad radica en su omnipresencia dentro de los círculos más altos de la sociedad. Políticos, militares, magistrados o incluso cortesanas, sea como sea los Foscari logran tener presencia allí.

Durante mucho tiempo estuvieron en el Alto Consejo Veneciano e incluso han proporcionado a Venecia cuatro dogos de gran habilidad. Fue uno de ellos, Ducan Foscari, quien inició una disputa que tardaría varias generaciones en solventarse. Dicha disputa enfrentó al Foscari con Mario Loredan, el hombre que lo afrentó. Nunca nadie supo determinar cual fue el verdadero origen de la disputa, Mario y Ducan siempre habían gozado de una de las más intensas amistades que la Sereníssima vería durante mucho tiempo y, sin embargo, fue una simple conversación la que condenó su relación a las frías aguas del olvido.

Ducan y Mario conversaron sobre el Puente de Rialto, como acostumbraban a hacer todos los días. Si los testigos son fidedignos, Ducan se agarró al puente mientras su buen amigo hablábale desde la espalda. En determinado momento Ducan le propinó un puñetazo al Loredan y, con un movimiento de capa, abandonó el lugar. Días más tarde, Mario se desposó con la hermosa María de Medici y abandonó Venecia. Ducan fue un Dogo implacable y sólo habló con su amigo en las pocas ocasiones en las que su cargo lo exigía. La historia terminó cruelmente con el envenenamiento de María, de impune responsable, y la pedida de explicaciones de Mario a su antiguo amigo. Ducan apresó a Mario y lo mantuvo encarcelado hasta que, un aciago día, Ducan amaneció con las venas cortadas. Mario fue indultado pero, sin conocer sus motivos, se arrojó a las frías aguas de Venecia con una roca al cuello desde el Puente de Rialto.

El odio entre ambas familias, a pesar de no ser tan intenso como Barbarigo y Barbaro, se mantuvo varias generaciones. No obstante, la existencia de buenos hombres como Leonardo Loredan y Calisto Foscari, además del extraño origen de sus rencillas, trajo la paz entre las dos familias con el matrimonio entre Alessio Foscari y Emiliana Loredan.

Personalidades influyentes

Pietro Foscari (56)

Hermano de Salvatore y Flavia, cabeza de familia.

El cabeza de la familia Foscari es un hombre de negocios, más ocupado de sus mercancías que de lo que ocurre en la propia Venecia. Conocedor de la Torah,"El Mercader" como muchos lo llaman, es un hombre que ha demostrado pocos escrúpulos a lo largo de su vida.
De hecho, tras unos problemas legales acerca de la evasión de impuestos de algunos de sus comercios, Pietro llegó a ofrecer su propia lengua como pago de la deuda. El magistrado, creyendo que no sería sino una burla, aceptó el ofrecimiento y observó atónito cómo el Foscari se cortó la lengua allí mismo con tal de no sacar una sola moneda de su cofre.
En su momento, exigió desposarse con la burguesa más rica de toda Venecia y así lo logró, aunque las malas lenguas dicen que el sonido de las monedas le han arrancado más gemidos que su propia mujer.

Lucía Trovatelli (RIP)

Esposa de Pietro, Lucía fue una mujer corriente en todos los aspectos. De belleza, estatura y peso medio, Lucia nació con la cruz de la mediocridad en sus venas y arrastró su maldición hasta el día en que se desposó con su marido, Pietro.
Durante toda su vida tuvo que soportar las habladurías acerca de su infeliz matrimonio. La gota que colmó el vaso vino con el nacimiento de su hijo Alessio. Sus dos primeras hijas fueron una bendición para ella, no tanto para Pietro. No obstante, desde el nacimiento de Alessio, Pietro se negó a compartir lecho con su esposa de nuevo "ya tenía todo lo que necesitaba de ella". Lucía no soportaba tantos desprecios e intentó asesinar a su propio hijo hasta en dos ocasiones. Finalmente, tras su segundo asesinato frustrado, acudió al despacho de su marido y, literalmente, devoró los documentos más importantes que encontró. Se envenenó después y esperó la muerte con una sonrisa.
Cuando fue encontrada, Pietro desdeñó sus cuidados hasta percatarse de la ausencia de los documentos. El galeno que practicó la autopsia a su esposa encontró los restos de dichos documentos en el estómago de su mujer, para desgracia del "Mercader" los ácidos gástricos corrompieron el texto haciéndole perder grandes sumas de dinero.

Lucrecia Foscari (33)

Hermosa como ninguna, Lucrecia creció entre el amor y la admiración de sus parientes. Su hermoso rostro era un regalo de Dios para todo aquel que la observara, y su madre encontró en ella las fuerzas necesarias para continuar viviendo.
No obstante, al cumplir 14 años, su padre puso a la venta su virginidad, debido a la insistencia de decenas de hombres venecianos. Corrió la voz por toda la República y, en poco tiempo, las decenas se convirtieron en casi 200 hombres ricos dispuestos a pagar grandes riquezas por poseer el virgo de la muchacha. Su padre, por supuesto, terminó vendiendo su virginidad a un importante príncipe alemán que se convirtió en el primero de muchos. Fue tal el placer que disfrutó aquel hombre que pronto muchos hombres se agolparon contra las puertas de los Foscari ofreciendo grandes sumas por su "segunda sangre". Pietro vio en la muchacha un filón de oro inacabable y, debido a ello, pagó a una maestra cortesana para que instruyera a su niña.

Y así fue. Lucrecia se convirtió en la cortesana más importante de toda Venecia. Había hombres que acudían a Venecia sólo para verla recorrer sus canales sobre la particular góndola de cojines blancos. Lucrecia recibía sólo a la creme de la creme y sus destrezas amatorias eran sólo superadas por su canto y su poesía.

No obstante, la belleza es pasajera y Lucrecia es consciente de que pronto se apagará la luz de su rostro. Es por ello por lo que ha comenzado a adiestrar a jóvenes cortesanas y a montar sus propios negocios. Muchos piensan que es realmente Lucrecia quien mueve los hilos de la familia, ¿pero quién no querría ser títere con un marionetista de tal virtud?

Gratiana Foscari (32)

Gorda y fea. Así se describe Gratiana y así la ven los demás. Con un mal humor que ralla lo pecaminoso, Gratiana encontró en la familia Foscari un lugar de desvelos y desaires. Nacida sin la hermosura de su hermana, Gratiana estuvo en el mercado hasta los 25 años. Su padre intentó repetir la hazaña ocurrida con Lucrecia, explotando lo "exótica" que era su criatura y rebajando cada vez más el precio. Finalmente sin nadie que deseara su mano, Gratiana se retiró a un convento de las afueras de Venecia. No obstante, ni Dios parecía desear acogerla ya que, escasos meses después, el convento ardió hasta sus cimientos con la mala suerte de que la mayoría de las hermanas quedaran atrapadas en sus celdas.

Con la herencia del convento y nuevas ganas de reformarse, Gratiana regresó a Venecia y comenzó una guerra comercial con su propio padre. Con todo el dinero que pudo reunir, Gratiana financió numerosas granjas y prados fuera de Venecia lo que, tras un tiempo, le proporcionó leche, carne, huevos y verduras. Estos bienes preciados para la aristocracia Veneciana eran, usualmente, rematadamente caros. Gratiana se aprovechó de ello. Comenzó a vender sus caros productos a un precio mucho más asequible que el que traían los demás mercaderes y, poco a poco, fue desbancando al resto de comerciantes.
Absorbidos por su monopolio, o expulsados de su terreno, los comerciantes comenzaron a temer a "la Porca" como la llaman muchos.

Al oír este cariñoso apelativo, Gratiana decidió poner la guinda a su pastel. Uno por uno, los comerciantes que la insultaban fueron recibiendo una cerda viva con un lacito rosa al cuello. Acto seguido, días, semanas o incluso meses después la casa del mercader ardía como lo hiciera aquel convento. "La Maldición de la Cerda" se hizo muy sonada en Venecia y ahora son pocos los que se atrevan a entrar en conflicto con ella.
¿Qué busca Gratiana? Eso poca gente lo sabe. Lo único seguro es que, cuando lo obtenga, lo presentará sazonado y muy hecho.

Alessio Foscari (31)

Primer y único hijo varón de los Foscari. A su nacimiento, Pietro pareció haber obtenido finalmente su heredero, por lo que despreció del todo a su esposa. A pesar del amor que profesaba por su madre, Alessio sufrió hasta en dos ocasiones el intento de asesinato de la Trovatelli. Eso hizo que, el resto de sus familiares, lo trasladaran a otras casas para que pudiera sobrevivir a la demencia de su madre. Estudió como goliardo en las escuelas catedralicias y finalmente se especializó en leyes en la universidad de Bolonia. Al regresar de sus estudios su madre ya había fenecido y tuvo que hacerse cargo de todos los rituales funerarios.

Los problemas legales de toda Venecia comenzaron a recaer sobre sus hombros y el propio juicio de Giovanni Dario contra los Barbarigo fue su labor. Debido a su magistral actuación en ese juicio se convirtió después en el actual Magistrado Rojo.

Por si fueran pocas responsabilidades, su padre, Pietro, lo casó con Emiliana Loredan, familia enemiga desde hacía largo tiempo. Sus artes diplomáticas fueron muy complicadas pero, finalmente, todo resultó de provecho. Ahora se encuentra, de nuevo, entre la espada y la pared. Sus responsabilidades como marido y padre hacen cola mientras las de magistrado y único hombre de la familia le mantienen hastiado. Alessio espera que, en algún momento, pueda llegar a descansar de la ajetreada vida que lleva... por desgracia para él, no parece que vaya a conseguirlo.

Salvatore Foscari (RIP)

Hermano de Pietro y Flavia.

Salvatore y su esposa fueron los Foscari con mayor prestigio de toda Venecia. De actitud impoluta y discurso amable, Salvatore fue un experto orador y bondadoso erudito. Conocedor de todos los saberes, estudió por todo el mundo trayendo consigo regalos de tierras lejanas. La mayor parte de las reliquias religiosas que reposan en la Catedral de San Marco posteriores al periodo templario, son presentes de Salvatore para la Serenissima.

Salvatore comprendió pronto la demencia de su hermano y su obsesión malsana por el dinero. Es por ello por lo que se preocupó por el bienestar de sus sobrinos haciendo las veces de padre. Salvatore encontró el descanso eterno el año pasado justo después de que su mujer pereciera por culpa de una enfermedad. Su muerte, al igual que su vida, fue tranquila y humilde.

Rosa Bianchi (RIP)

De origen noble, Rosa fue una mujer de vida modélica. Su relación de amor con Salvatore fue escrita en numerosos relatos debido a la pureza y la virtud que ambos rezumaban. Nunca se vio a Salvatore en compañía de cortesana alguna y ni tan siquiera una voz por encima de lo normal resonó nunca tras los muros de su palacio. Rosa y Salvatore eran dos almas gemelas y lo demostraron incluso en el momento de su muerte.

Gianni Foscari (33)

Gianni creció en el seno de una familia que lo amaba y, de hecho, su infancia fue una de las más felices que recuerda Venecia. Estudió cuando su padre se lo pidió y combatió cuando nadie más pudo hacerlo; todos lo respetaban por ello y él se sentía en la cima del mundo. El problema fue la recompensa que, en secreto, ansiaba: su prima Lucrecia.
Desde su más tierna infancia, Gianni y Lucrecia compartieron secretos, palabras y más de un beso inocente. De hecho, Gianni fue uno de los principales pujadores para obtener el virgo de su prima. Sin embargo jamás ha poseído suficientes riquezas como para poder disfrutar una noche con ella. Muchos dicen que realmente ella se niega a encamarse con él debido a su humor agrio y su ceño fruncido, pero lo que sí es seguro es que eso ha hecho de él un hombre infeliz.

Se construyó una pequeña flota y la puso al servicio de Venecia para defenderla con su sangre. Actualmente trabaja con el Almirante de la Flota Veneciana, Dante Loredan, siendo su segundo al mando.

Lazaro Foscari (27)

Como segundón de una familia noble, todos esperaban que Lazaro siguiera el ejemplo de su padre y fuera un estudioso. Así lo hizo Lázaro, quien comenzó sus estudios como monje estudiante en una de las escuelas catedralicias venecianas.

No obstante, parece que el estudio le ha agradado en demasía pues lleva ya 16 años en la misma escuela. Ha viajado por todo el mundo, ganándose la vida con cánticos y versos escritos por su propia mano. Debido a que, a fin de cuentas, es un monje, Lazaro sigue la ley de Dios, no la de los hombres. Aprovechando esta situación hace y deshace a su antojo, un empujón por aquí, un insulto por allá, incluso alguna que otra puñalada en defensa propia. El mayor castigo, como hombre religioso que es, es hacer una penitencia por el hombre muerto ... aunque muchos dicen que sus lágrimas son más por no poder seguir divirtiéndose que por arrepentimiento sincero.

Actualmente ha regresado a Venecia tras la muerte de sus padres, quienes desaprobaban su modo de vida con un rotundo giro de cabeza. Su hermano no le cae en gracia, aunque sí todas sus primas, y disfruta regalando los oídos a cuantas damas hermosas encuentra a su paso.

Flavia Foscari (40)

Hermana de Pietro y Salvatore.

El deseo de Flavia desde que era muy pequeña era conocer los secretos del mundo, secretos que sólo podría alcanzar entre los muros de una biblioteca. Era perfectamente consciente de que,para ello, sólo tenía dos posibilidades: ser monja o ser cortesana.

Para ella la decisión fue muy sencilla. La vida de una cortesana podría ser envidiada incluso por la mujer de un Dogo: gozaban de libertad, tenían belleza, sabiduría, riqueza y reconocimiento. Eran vistas como verdaderas obras de arte en vida y eso llamaba mucho su atención.

Por ello, Flavia decidió convertirse en cortesana, una de las mejores además y, así, adquirir todo el conocimiento que los hombres guardaban celosamente en sus libros. Con el paso del tiempo fue amasando una fortuna y, determinados deslices en su rutina, hicieron que acumulara un número interesante de hijos sobre sus hombros. Abandonó entonces sus artes, y trasladó su proyecto a sus hijos. Actualmente es una de las maestras cortesanas más relevante de Venecia, y son muchos que aún solicitan su servicio a pesar de haber bellezas mucho más jóvenes entre sus filas.

Nadie sabe cuántos hijos tiene Flavia exactamente, de hecho, muchos sugieren que su buen corazón ha hecho que acoja como suyos a muchachos encontrados en las calles. No obstante, y a pesar de todo, goza del respeto y prestigio de todos los hombres de la República, a fin de cuentas, es una gran mujer.

Verónica Foscari (21)

Gemela de Vanessa. Verónica siempre vio en su madre un ejemplo a seguir. Fue criada desde muy pequeña en las formas y modales de una cortesana y aún no había alcanzado los 14 años cuando los grandes señores Venecianos ya la requerían para deleitar sus sentidos. No obstante, Verónica fue un plato mucho más suculento que servir. Su virginidad fue el regalo de cumpleaños para Gianlucca Barbarigo. Desde ese momento, el mozo se convirtió en el centro de todas las miradas, todas ellas cargadas de envidia, pues era el primero en acariciar el cielo. No obstante, y para desgracia del Barbarigo, Vincenzo Barbaro declaró haber desvirgado antes a la joven y que Gianlucca no hacía sino mentir. La ira encendió el corazón de los hombres y Verónica observó el devenir de los acontecimientos desde su camastro carmesí.
Desde entonces, Verónica ha madurado su forma de ser y se ha convertido en toda una mujer y la cortesana más solicitada de Venecia. Este hecho hace que, en muchas ocasiones, se haya puesto en duda cuál es la mejor cortesana de la Sereníssima, aquella por la cual vale la pena recorrer todo el mundo para conocer. La duda está entre su prima Lucrecia y ella y, a juzgar por lo que se escucha, ni tan siquiera el mismísimo Diablo podría caldear tanto un hogar.

Vanessa Foscari (21)

Vanessa es gemela de Verónica y eso le ha traído bondades y desgracias por igual. Para empezar, a pesar de tener la misma madre, el mismo rostro e incluso los mismos gestos, Vanessa nunca ha deseado ser cortesana. Considera que su cuerpo es su templo y que sólo su esposo debería poder profanarlo. Fue excesivamente sencillo dar casamiento a la muchacha con Bartolomé D'Alviano, el General de los Ejércitos Venecianos.
Por desgracia para ambos, las malas lenguas han comenzado a decir que las gemelas disfrutan de un obscuro divertimento. Se intercambian en la seguridad de la noche para permitir a una disfrutar de la vida de la otra y viceversa, llegando incluso a tomar al mismo hombre tras sus cortinas. Vanessa ha puesto el grito en el cielo y está buscando activamente a quien derrama tales acusaciones sobre su persona.

Danae Foscari (16)

Bonita y recatada, Danae es una muchacha virginal y casta. Trabaja con Marta Fideli en sus labores sociales por lo que ha pasado por numerosos lugares de la Venecia más oscura. En determinado momento, un grupo de hombres la acorralaron y a punto estuvieron de darle muerte o quizás algo peor. Entonces, Andreas Diomedes, que pasaba por allí de manera fortuita, la rescató de los malhechores y arrojó a éstos a los canales. Desde entonces Danae sueña y despierta únicamente para ver a su héroe quien, por desgracia, ha caído profundamente enfermo.

Su profundo amor por Andreas ha hecho que entable una gran amistad con Eurydice, la hermana del aquejado. Juntas forman un pintoresco cuadro cuyo único rasgo común es el amor a un hermano.
Maladie
Maladie

Mensajes : 143
Fecha de inscripción : 26/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


Ethos ::  :: Bambalinas

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.